La importancia de dejar huella en tu vida
La importancia de dejar huella en tu vida
 

Accede directamente al blog en este enlace:

El podio de los triunfadores

 

 

 

Aquí tienes las últimas entradas

 

 

13.05.2019
Jesús Portilla
Ningún comentario
Todos estamos hartos de tantas malas noticias que pretenden hacernos ver que el mundo es un desastre y que no tiene solución, pero hay otras noticias, noticias de amor, generosidad, perdón, conversión, felicidad... Hay infinidad de testimonios que están escondidos y que no interesan a los medios de comunicación, pero que están ahí, solo hace falta buscarlos y dejarse contagiar por los grandes valores que aportan y que nada tienen que ver con esas noticias que cada día pretenden hacernos ver un mundo sin sentido. Los grandes testimonios, las experiencias que nos hacen crecer, los signos de amor que transmiten y contagian alegría están ahí, en el día a día y en multitud de hechos y acontecimientos que personas como tú o como yo son actores principales que quieren contar su historia para demostrar que la vida tiene un sentido y que a pesar de lo que nos quieren hacer ver, el amor prevalece. De un tiempo a esta parte mi mujer y yo nos detenemos a diario en la búsqueda de esos testimonios y esas experiencias de personas que han visto cambiar su vida con los acontecimientos vividos en su camino, y las pruebas y obstáculos que les han hecho ver la gran luz que se esconde en la oscuridad. En el artículo anterior, comentaba el mensaje que transmitía a cada espectador el programa de Pedro del Castillo, descubriendo el lado bueno de las cosas con cada historia de cada persona o familia entrevistada. Pero también puedes encontrar un gran testimonio en el camino emprendido por Juan Manuel Cotelo con su productora Infinito+1, llevando al cine películas que hablan de conversión, de amor, de perdón, generosidad... por las que nadie daba un euro, y que han causado una gran expectación llenando salas de cine del mundo entero por creyentes y no creyentes, a los que no les ha sido indiferente lo presenciado en las imágenes ofrecidas por las experiencias de multitud de personas. Los testimonios de gente como tú y como yo que nos presentan a diario en Mater Mundi, así como en Cambio de agujas de HM Televisión; las conferencias que cada mes nos ofrecen en la Parroquia de Colmenar del Arroyo en Asalto al cielo o en Religión y Libertad, entre otros muchos medios de comunicación «diferentes», son noticias, hechos, acontecimientos y vivencias que nos demuestran que el mundo es sencillamente maravilloso y que cada cosa tiene su porqué siendo una enseñanza que nos permite crecer en el aspecto humano y espiritual. Estos días pasados hemos participado en una peregrinación al Santuario de Nuestra Señora de Lourdes  y allí sí que estaban las grandes noticias sobre los valores humanos. El amor, la generosidad, la valentía, la esperanza, la entrega... se veían patentes entre los cientos de voluntarios que día tras día, con su alegría, regalaban su corazón y su tiempo a todo aquel necesitado. Allí, en un gran ambiente de espiritualidad, silencio y recogimiento, se respiraba el verdadero amor incondicional. Participando en el espectacular Vía Crucis que realizaba nuestro grupo, creí sentirme el Cireneo ayudando a algunas personas mayores a subir la empinada montaña hacia cada una de las estaciones. Pero viendo la verdadera cruz que soportaba Jesús y con la que se enfrentó el Cireneo de aquellos tiempos, así como cada uno de los miles de Cireneos que se movían por la gran explanada del Santuario, por la Gruta, por los hospitales, por las piscinas o por los capillas de oración, me di cuenta que yo no merecía asemejarme a él, porque mucho antes le habría negado. Los enfermos son los testigos de lo que ocurre en Lourdes. Los grandes testimonios, las grandes experiencias, los verdaderos actos de amor, están ahí, existen, son los que no enseñan a crecer como personas, a llevar la alegría y la esperanza; solo hace falta buscarlos, porque son las verdaderas enseñanzas que necesitamos para construir un mundo mejor y ver dónde está el sentido de la vida descubriendo nuestra misión. Yo, cuando me desvío de mi camino, cuando mi orgullo, mi vanidad, mi soberbia y mi egoísmo pretenden hacerme olvidar la importancia de los valores, repaso los mensajes que figuran en la cabecera de este blog. Espero que a ti también te ayuden. El podio de los triunfadores es el lugar donde te sentirás satisfecho contigo mismo, donde verás que tú has construido parte del mundo y donde te darás cuenta que tu vida ha significado algo importante, habiendo dejando huella allá por donde has pasado. El único propósito de la vida es encender una luz, en medio de la oscuridad del existir. Muchas gracias por estar aquí y compartirlo.  "Solo podemos iluminar el mundo si transmitimos luz" "Solo podemos dejar huella con nuestra acción continua"
29.04.2019
Jesús Portilla
Ningún comentario
En esta entrevista vamos a conocer a Pedro del Castillo, periodista de COPE y TRECETV. Actualmente presenta 'el lado bueno de las cosas' en TRECE y es colaborador en el programa 'La tarde de COPE' ►¿Quién es Pedro del Castillo? Siempre me ha costado presentarme... Por ser breve diría que soy un joven de 24 años que actualmente trabaja en la televisión y en la radio; y que me apasiona contar historias, entretener,  preguntar y escuchar. ►¿Cómo surgió la idea de hacer un programa que haga ver el lado bueno de las cosas? Me propusieron en el trabajo hacer un programa para la televisión y presenté a mis jefes varías propuestas. Una de ellas era muy sencilla: entrevistar a personas con historias sorprendentes, de superación, con valor y que inspiren. A mí este tipo de historias siempre me han gustado y creo que merecen su espacio en la televisión. Hay sobreabundancia de malas noticias y contenido negativo. Con esto buscaba lo contrario, poner el foco en lo bueno. ►Dices que te gusta contar historias divertidas, alegres, nostálgicas, tristes, de emprendimiento, de superación y de motivación, viendo siempre el lado bueno de las cosas, ¿crees que el mundo necesita oír y sentir estas historias? Lo necesita y mucho. Escuchar este tipo de historias solo puede sumar. Además hay una gran diferencia con los mensajes positivistas que nos ofrece la sociedad de hoy en día. Decir “la vida es un regalo” o “lucha por tus sueños”, queda muy bonito como eslogan. Pero verlo hecho realidad en la vida de alguien, impacta de otra manera. Los testimonios que se cuentan en el programa son reales y sus mensajes auténticos. Eso la gente lo nota. ►Miriam Fernández en una tus entrevistas dice: Hay que encontrar los «para qué» de todo lo que ocurre en la vida. Todo ocurre para algo. Esto es un mensaje que se repite en muchas de tus entrevistas. ¿Cuál es tu opinión? Es un mensaje buenísimo. Muchas veces nos quedamos estancados en el pasado y en cosas que no podemos cambiar. Preguntarse 'por qué a mí' no es malo, pero sí es poco práctico. En cambio preguntarse 'para qué' te pone en acción, en el momento presente y con la posibilidad de tomar las riendas de nuevo. Cuando uno encuentra respuesta en el 'para qué', su vida adquiere sentido de nuevo. ►¿Qué sientes en una entrevista en lo que todo parece un drama, pero quien tienes enfrente te dice que es un aprendizaje que le ha hecho crecer? Siento profunda admiración por esa persona, porque no siempre es fácil ver el lado bueno de las cosas, sobre todo ante los grandes problemas. Muchas veces me emociono en las entrevistas, pero esas partes las quito en la televisión, no me gusta que se me vea llorar. No por nada, sino porque los protagonistas son ellos y en ellos quiero que se fije la mirada del espectador. ►Cuando en una de tus entrevistas un ciego te dice que lo primero que haría si se encontrara a Dios de frente, sería darle las gracias, ¿tú qué piensas? Que me queda mucho por aprender de lo que significa ser agradecido. La gratitud no es una fórmula de cortesía, es un sentimiento y una actitud ante la vida. Muchas veces ser agradecido es dejar de ver todo como un problema para tomarlo como una oportunidad. Esto Enhamed lo tiene grabado en su corazón, por eso es capaz de dar una respuesta así. ►Historias tremendas y de valentía, donde reina la generosidad, el amor, la fuerza, la confianza, el agradecimiento. En todas las entrevistas que has hecho,  ¿crees que Dios ha estado presente en las diferentes pruebas de cada uno de los entrevistados? Estoy convencido y algunos así me lo han reconocido. Ahora bien, he entrevistado a personas creyentes y a no creyentes en el programa y ambas partes han sabido ver el lado bueno de sus historias. Creo que apoyarte en Dios te hace vivir las cosas de otra manera y ayuda, pero también la gente no creyente puede buscar la belleza oculta que a veces esconden las dificultades. ►Estuviste muy cerca de hacerle una entrevista al Papa, ¿Qué le hubieras preguntado? Le hubiese preguntado por él. Me interesa la persona, conocer al Papa Francisco. Qué le preocupa, qué le da miedo, qué le emociona, a dónde le gustaría ir de vacaciones, qué música escucha y qué estilo de cine le gusta más... ►¿Cuál es la entrevista que más te ha impactado? ¿Hay algún mensaje que haya calado hondo en ti? Cada historia ha sido distinta y me ha aportado cosas diferentes. Es verdad que con ciertos entrevistados empatizas más y terminas conectando mejor (algunos a día de hoy son amigos), pero me sería difícil elegir una por encima del resto. De hecho dependiendo del público al que me dirijo recomiendo una u otra...Hay para todos. Y respecto al mensaje que más ha calado en mí...Es muy típico, pero es real. La vida es un regalo y hay que disfrutar al máximo. No es fácil, pero ahí está la clave de la felicidad. Estas historias me han ayudado a ser más agradecido y disfrutón. De hecho, no sé si el programa habrá tocado muchos corazones y cambiado muchas vidas...Ahora, mi vida la ha cambiado por completo. ►¿A quién te gustaría entrevistar y por qué? Tengo una lista muy amplia de personas que me haría especial ilusión entrevistar...Por concretar te daré dos nombres: Jhon Williams, porque me encantan las bandas sonoras y las suyas tienen una magia especial, transmiten algo increíble. Ha puesto música a grande películas que pasarán a la historia. Y a Justin Bieber, porque la fama le pilló siendo un niño y eso lo afectó fuertemente, pero ahora está  teniendo un cambio brutal en su vida. Creo que tiene cosas muy interesantes que contarle al mundo. ►En una de tus entrevistas incluyes esta cita de Michelle Stiles: Haz que tu sonrisa cambie el mundo, pero no dejes que el mundo cambie tu sonrisa. ¿Es una cita que tienes presente en tu día a día? Muy presente. Quizás ahora más que antes, claro. La sonrisa tiene un poder transformador increíble. A mí cuando una persona me da los buenos días con una sonrisa, sin querer algo se me contagia. Pasa igual con los bostezos... ►¿Crees que uno de los errores que cometemos es no detenernos en ver el lado bueno de las cosas? Más que un error de las personas que no lo hacen creo que es un acierto de quienes sí se paran a valorar todo lo bueno que les ocurre. ►¿El programa te ha enseñado a ver el lado bueno de las cosas o ya las veías antes? Siempre he sido una persona bastante alegre. Lo bueno es que ahora tengo razones y ejemplos en los que apoyarme cuando vengan momentos chungos. ►¿Te has preguntado cómo responderías tú ante alguna situación como las de tu programa? Es muy difícil ponerte en situación sin que te ocurra realmente. Gracias a Dios ahora estoy bien. Si llega alguna dificultad trataré de afrontarla lo mejor posible. Tengo buenos referentes de los que aprender... ►¿Qué es lo que hace poder ver el lado bueno de las cosas? Es una actitud. Quien busca, encuentra. El que quiera ver las cosas buenas que suceden a su alrededor solo tiene que pararse, observar y buscar. A algunos les costará más y a otros menos, pero es ponerse. Toda situación complicada esconde una belleza oculta. ►Después del mensaje que has recibido en estas entrevistas, ¿qué le dirías a un familiar o un amigo que pasa por un mal momento? Cuando alguien está pasando por un mal momento lo mejor que podemos hacer es escuchar. Que sienta que estamos a su lado y que puede contar con nuestra ayuda. ¿Qué le diría? Depende de la situación, pero por lo general yo prefiero dejar los consejos a la gente que sabe, médicos, psicólogos, orientadores... ►¿Crees que estamos en este mundo para cumplir una misión? Yo creo que sí. Por lo menos una misión muy sencilla que es disfrutar y hacer disfrutar al resto. Se nos ha dado un regalo totalmente gratis que es vivir, qué menos que lo aprovechemos. Y luego todos tenemos una misión particular, nuestra vocación, a lo que nos sentimos llamados... Cumplir con tu vocación te realiza como persona. ►¿Crees que se debe huir de lo que nos asusta? Huir nunca, pero tampoco obsesionarse. Creo que a los miedos hay que hacerles frente. Pedir ayuda y enfrentarse a ellos. Vencer los miedos y las inseguridades nos hace más libres. ►¿Para ver el lado bueno hay que ver el lado malo? Sí claro, si no caerías en un positivismo irracional. En la vida a veces suceden cosas malas. Y es bueno pasar por estas etapas porque nos hacen crecer y madurar. ►¿Cuáles son las cinco cosas más importantes para ti en tu vida? Ahora mismo mi fe, mi familia, mi novia, mis amigos y mi trabajo. ►¿Qué es lo que más valoras de las personas? La caridad y la generosidad. Creo que junto a la honestidad son dos de los valores más importantes. ►¿Qué es la felicidad para ti? ¿Te consideras feliz? Es una pregunta difícil... Para mí la felicidad no tiene nada que ver con estar contento o tener cosas. Hoy en día la felicidad se asocia con placer, con posesiones materiales, con vivir muchas experiencias... Pero conocemos a mucha gente que tiene todo esto y no es feliz. Confundimos también felicidad con alegría. Creemos que somos felices cuando nos pasan cosas buenas y no lo somos cuando nos pasan cosas malas, y creo que esto es un error. Para mí la felicidad tiene que ver con otra cosa, con la tranquilidad, con la serenidad y con la certeza de estar en el camino correcto y haciendo las cosas bien. Por eso está en nuestra mano buscar la felicidad y querer ser feliz. Yo sí, me considero muy feliz. ►¿Cómo pasas el tiempo libre? ¿Cuáles son tus aficiones? Cuando tengo tiempo libre me gusta estar con mi novia, con mi familia y con mis amigos más íntimos. No necesito ningún plan especial, con ellos siempre lo paso bien. Es verdad que lo más me gusta es ir al cine y organizar cenas en casa. De aficiones más concretas... El fútbol (jugarlo, más que verlo), viajar (aunque no siempre hay dinero) y escuchar música (sobre todo bandas sonoras). ►¿Cuáles son tus sueños y dónde te ves dentro de diez años? Mi sueño más grande es formar una familia y ser feliz. Luego tengo microsueños como visitar Nueva York, ir a un concierto de U2, presentar algún programa importante en la tele/radio o saltar en paracaídas. ¿Dónde me veo en diez años? Prefiero que la vida me sorprenda. Hace una década no me hubiese imaginado para nada la realidad en la que vivo ahora. Todo es mejor de lo que hubiese podido soñar, así que, que sea lo que Dios quiera. ►¿Tienes algún mensaje o alguna frase que quieras compartir? No sé quién me estará leyendo y en qué circunstancias, no me atrevo a poner una frase final como cierre. Solo invitarle a vivir lo que he contado en esta entrevista y por supuesto a ver alguna de las historias de 'el lado bueno de las cosas'. No le dejará indiferente. Muchas gracias Pedro por tu generosidad al concedernos esta entrevista y dedicarnos parte de tu escaso tiempo. Tus historias sorprendentes, tus palabras y tu mensaje son una fuente de inspiración para los lectores de 'El podio de los triunfadores', y una vez más descubre que el verdadero triunfo está en encender una luz en medio de la oscuridad del existir.  Felicidades y a seguir tocando corazones con esos grandes testimonios. Muchas gracias por estar aquí y compartirlo.  "Solo podemos iluminar el mundo si transmitimos luz" "Solo podemos dejar huella con nuestra acción continua"
10.04.2019
Jesús Portilla
Ningún comentario
El gran anfitrión es aquel que nos recibe con los brazos abiertos, abre la puerta de su casa y nos invita a pasar poniéndose a nuestro servicio. El gran anfitrión se interesa por nosotros, escucha nuestros problemas, nos da aliento y consuelo. El gran anfitrión nos brinda sus atenciones, sabe lo que nos gusta y nos lo ofrece estando atento a cualquier detalle, procurando nuestra comodidad, bienestar y alegría. A todos nos encanta ser invitados por un gran anfitrión porque sabemos que el momento que estemos con él, vamos a disfrutar y vamos a sentirnos parte de su propia familia, parte de él mismo. Por eso es importante preguntarnos si nosotros somos buenos anfitriones, si sabemos comportarnos como ese gran anfitrión que se nos entrega a él mismo por entero, abriendo su casa y su corazón para sentirnos totalmente atendidos y confortados. Y no solo me estoy refiriendo a aquellos que nos visitan o les invitamos a nuestro hogar, sino a todo aquel que se acerca a nosotros allá donde estemos: en la calle, en el trabajo, en la universidad, en el supermercado... ¿Cómo recibimos a quien se acerca a nosotros? ¿Cómo nos comportamos con quien se acerca a nuestro puesto de trabajo? Cómo atendemos a quien nos para en la calle? ¿Cómo escuchamos a quien desea que le prestemos atención? ¿Qué tiempo les dedicamos? Para un momento y pregúntate qué tiempo dedicas a tu pareja, a tus hijos, a tus padres, a tus amigos, a tus compañeros, a tus colaboradores... Pregúntate si verdaderamente te importan. La vida va demasiado deprisa, pero somos nosotros los que tenemos que sujetarla para que lo más importante que tenemos alrededor, las personas, reciban la atención que merecen apartando las muchas excusas que surgen cada minuto. El cariño, la escucha, la atención, la alegría, la esperanza, el amor que todos necesitamos, no puede quedar relegado a un segundo plano por aquello que se interpone en nuestra felicidad y en la de aquellos que están cerca de nosotros. No podemos dejar para más tarde a las personas, porque posiblemente más tarde, será tarde. Si te gusta que te reciba un gran anfitrión, ¿por qué no decides ser tú mismo ese gran anfitrión y dejar entrar en tu corazón a todo aquel que lo necesita? Podemos regalar sonrisas, compartir alegrías, sembrar amor, felicidad y esperanza. ¿Qué nos impide ser unos grandes anfitriones allá donde estemos? ¡Saca el gran anfitrión que se esconde en tu corazón! Muchas gracias por estar aquí y compartirlo.  "Solo podemos iluminar el mundo si transmitimos luz" "Solo podemos dejar huella con nuestra acción continua"