La importancia de dejar huella en tu vida
La importancia de dejar huella en tu vida
 

Accede directamente al blog en este enlace:

El podio de los triunfadores

 

 

 

Aquí tienes las últimas entradas

 

 

01.01.2021
Jesús Portilla
Ningún comentario

Empezamos un nuevo año y debemos estar preparados para escribirlo de la mejor manera. No hace falta que estemos en un palacio, que tengamos el mejor portátil para escribirlo o que tengamos que esperar a que salga el sol para que ilumine nuestra historia de 365 páginas, lo que hace falta es empezar a escribir el año desde el minuto uno, desde ese momento en el que nos despertemos y que pongamos todo nuestro empeño, nuestra ilusión y nuestra mejor intención en escribir una maravillosa historia que rebose alegría y felicidad. 

Pero no nos importe si en nuestra historia no todos los días son así, en nuestra historia pueden surgir tropiezos y adversidades; unas que sufriremos nosotros mismos y otras veremos sufrir gente a la que queremos e incluso gente a la que no conocemos, pero aún así nuestra historia, la historia que queremos construir de este nuevo año, debe contener una gran fe y esperanza que siempre nos llene de valentía, de fuerza, de generosidad y sabiduría para que nuestras decisiones y acciones siempre vayan dirigidas al bien común, dejando a un lado el egoísmo y poniendo siempre por delante el amor y la bondad.

Este nuevo año lo tenemos que escribir cada uno individualmente, línea tras línea, párrafo tras párrafo; volviendo atrás y borrando aquello que escribamos mal, esas faltas de ortografía, expresiones o acciones que provoquen daño y ofensas, ofreciendo nuestras disculpas, nuestro reconocimiento o nuestra corrección. Deberemos escribir buscando soluciones a las necesidades que se presenten en el camino, abriendo nuestros oídos para escuchar con atención y abriendo nuestra boca para que de ella salgan palabras llenas de amor, comprensión y ánimo que conduzcan a la felicidad de aquellos que se crucen en nuestro camino, ofreciendo con nuestra simple mirada el regalo que despierte su sonrisa y bienestar.

Este año cuando escribamos la página de cada día, tendremos que ver la repercusión que pueden tener nuestras acciones, los efectos que puede producir la historia que vamos a escribir. Tendremos que discernir dónde podrán afectar las decisiones, los caminos a seguir, los proyectos a emprender, las personas que dejaremos acercarse a nosotros y aquellas a las que vamos a rechazar; mirar siempre lo que nos une y dejar a un lado lo que nos separa sintiendo la grandeza de cada uno.

No podemos dejar que este año lo escriba nadie por nosotros, porque escribirá lo que él quiera y no lo que queramos nosotros; tendremos que poner el alma y el corazón  en las escenas de cada día, expresándonos con valentía anteponiendo el agradecimiento a la queja; la generosidad al egoísmo; la mejora y el crecimiento a la conformidad; la paciencia, la tolerancia y entendimiento a la soberbia; así como el razonamiento, la ética y los valores ante la injusticia y el abuso.

El mundo será diferente si lo escribimos de diferente manera, dándole sentido a la historia, dándole sentido a nuestros actos de cada día, dándole sentido a nuestra relación con los demás, poniendo en el lugar que le corresponde a cada cosa para que lo verdaderamente importante sea siempre y en cada página del libro, lo más importante.

Nuestra inspiración para la página de cada día deberá ir dirigida a proyectos generosos, buenos sueños llenos de esperanza y entusiasmo que nos hagan crecer y avanzar, compartiendo nuestro crecimiento, así como nuestros dones, capacidades y cualidades. La nuevas etapas procurarán el no permanecer encerrados en el pasado, sacando lo mejor de nosotros abriendo nuestro corazón.

Tenemos un nuevo año por escribir y debemos convertir su gran historia en una realidad que nos haga sentirnos orgullosos de cada una de sus páginas. En sus escenas, nos encontraremos con multitud de personas, entablaremos multitud de conversaciones, deberemos pararnos a pensar en multitud de ocasiones, tendremos que tomar multitud de decisiones, emprenderemos multitud de acciones y deberemos recordar siempre que solo serán satisfactorias y nos llenarán de felicidad, si hemos puesto amor en cada una de ellas. 

 ¿Quién mejor que nosotros para convertir cada día de este nuevo año en un maravilloso regalo?

¡Feliz año a todos!

Muchas gracias por estar aquí y compartirlo. "Solo podemos iluminar el mundo si transmitimos luz""Solo podemos dejar huella con nuestra acción continua"

08.12.2020
Jesús Portilla
Ningún comentario

Solo con el corazón se puede ver bien, porque lo esencial es invisible a los ojos. Fantástica la frase del zorro con el principito, recogida del libro "El Principito" de Antoine de Saint-Exupéry.

Si solo miramos poco vemos; porque como dice esa frase, para ver, para ver de verdad, para ver bien, hay que sentir con el corazón. La vista solo nos proyecta una imagen y esa imagen la mayoría de las veces no nos dice nada o nos confunde, si en esa mirada nos hemos puesto el corazón. Solo el corazón nos puede hacer entender lo que nos quiere transmitir esa mirada. De ahí la importancia de sentir; si no hay sentimiento nunca podremos comprender, soñar, ilusionarnos, crear y amar.

Y para ello debemos abrir nuestro corazón, porque cualquiera de nuestros sentidos podría confundirnos no dejándonos percibir las sensaciones en su profundidad como cuando nuestro corazón está completamente abierto al sentimiento. Nuestra vista , nuestro oído, nuestro tacto, nuestro olfato, nuestro gusto,  necesitan ese latir del corazón, ese vibrar, que haga percibir sintiendo los detalles, sintiendo en profundidad lo que cada uno de ellos nos quiere transmitir.

¿Qué sería el abrazar a alguien sin ponerle corazón? ¿Qué sería escuchar a alguien si sus palabras no nos llegan al corazón? ¿Qué sería ver algo o a alguien si no abrimos nuestro corazón? ¿Qué sería decidir y actuar si no ponemos corazón? Sin corazón es imposible amar.

Lo que dices, lo que te dicen, lo que piensas, lo que decides, lo que haces, lo que ves, lo que das, lo que compartes, lo que aportas, necesita del corazón. Abrir nuestro corazón es sentir.

No basta solo una mirada, lo esencial es invisible a los ojos, hay que ver mucho más allá de lo que se ve. 

No basta solo con escuchar, porque puede que solo escuchemos palabras que no nos dicen nada, ruido que rompe nuestra paz; hay que escuchar más allá de lo que oímos.

No basta con hablar, porque podemos no saber transmitir con nuestras palabras, hay que hablar llegando mucho más allá con el sentimiento que viene de nuestro corazón.

Solo con el corazón se puede sentir y hacer sentir para poder entender, perdonar, amar... 

La importancia de poner el corazón en nuestra vida es lo que dará importancia a la vida de los demás.

Cuando no sepas qué hacer pregúntale a tu corazón. El corazón está para sentir. 

Nunca te olvides de pensar y decidir con el corazón, para actuar de corazón.

Muchas gracias por estar aquí y compartirlo. "Solo podemos iluminar el mundo si transmitimos luz""Solo podemos dejar huella con nuestra acción continua"

09.11.2020
Jesús Portilla
Ningún comentario

Llevamos un año en el que la generosidad viene llamando a nuestra puerta para pedir nuestra colaboración, nuestra ayuda, nuestra solidaridad y acompañamiento para todos esos desafortunados que han sufrido y sufren esta situación.

La generosidad nos pregunta a los afortunados si queremos ser el regalo y el milagro que anhelan y necesitan.

En este momento, después de lo vivido este año y acercándose fechas que nos invitan a pensar todavía más en los demás, tú puedes ser el milagro.

 ¿Qué mejor momento que este para la generosidad? ¿Nos hemos parado a pensar en todo lo que tenemos? Nuestros armarios están llenos, así como nuestra despensa y nuestro frigorífico, además de una familia cerca, salud, trabajo, un confortable hogar y encima, en estas próximas fechas, recibiremos más regalos.

Hay muchos que esperan regalos y otros muchos que esperan milagros. Esperan que tus regalos, los míos y los de muchos otros, puedan convertirse en esos milagros que necesitan para al menos sobrellevar sus problemas. 

Y es que tú puedes ser el milagro con tu generosidad. A ti seguramente te pasa lo que a mí y a muchos de los que estén leyendo este artículo; tenemos de todo o casi de todo y otro regalo más podría convertirse en un verdadero milagro para otro que no espera recibir nada porque su situación no se lo permite.

Dice Paulo Coelho: De la misma manera que estás transformando tu vida, transforma la de los demás a tu alrededor. Cuando te pidan, no olvides dar. Cuando llamen a tu puerta, no dejes de abrir. 

Es nuestro objetivo transformar nuestra vida, procurando crecer cada día, pero en ese crecimiento podemos transformar la vida de los demás.

Tu generosidad puede hacer que brille la magia de la Navidad y existan los Reyes Magos.

Tu generosidad puede hacer que la soledad de alguno se convierta en compañía y aliento.

Cuando yo doy, me doy a mí mismo. WALT WHITMAN.

Tu generosidad puede hacer que el desánimo y el desasosiego se convierta en esperanza.

Tu generosidad puede hacer que alguien se sienta escuchado y que sus palabras tengan algún sentido.

Es bueno dar cuando alguien pide, pero es mejor todavía poder dárselo todo al que nada pidió. PAULO COELHO.

Tu generosidad puede hacer que tu palabras sean el consuelo y aliento que estaba esperando.

Tu generosidad puede hacer que que tus dones, capacidades y cualidades, sean compartidas para ofrecer soluciones para otros.

Bienaventurados los que dan sin recordar y los que reciben sin olvidar. MADRE TERESA DE CALCUTA

Tu generosidad puede hacer que alguien tenga esa oportunidad de demostrar sus aptitudes y encuentre el trabajo que necesitaba.

El éxito es encontrar satisfacción en dar un poco más de lo que das. CHRISTOPHER REEVE.

Tu generosidad puede hacer que tus bienes lleguen a otros que se conforman con poder comer algo, abrigarse cuando tienen frío y poder dar alegría a sus hijos.

Tu generosidad puede hacer que ese acto tuyo desinteresado se contagie a otros muchos y entre todos hagamos un mundo mejor.

No es rico el que tiene mucho, sino el que da mucho. ERICH FROMM

Tu generosidad puede hacer que todos entendamos que primero es dar y después recibir.

Hay quienes necesitan una mano y nos hacen recordar que nosotros tenemos dos. San Agustín.

Tu generosidad puede hacer que la gran fortuna que tienes hoy con la salud, con el trabajo, con tu casa, con tu familia, se transforme en alegría para los demás.

La generosidad disfruta de las felicidades ajenas, como si fuera responsable de ellas. CONDE DE LAUTRÉAMONT.

Tu generosidad puede hacer que allá donde parecía que solo iba a permanecer la oscuridad, empiece a brillar al menos una pequeña luz que alumbre el camino de alguien.

Y si no das más, tan solo encuentra lo que hay en tus manos, piensa que dar amor nunca es en vano. Sigue adelante sin mirar atrás. PABLO NERUDA.

En un artículo que leí sobre el valor de la generosidad decía: Ser generoso implica dar no solamente dinero, sino también nuestro tiempo, escuchar con paciencia a una persona que necesita orientación o un consejo, tal vez posponer nuestros planes para ayudar a realizar otros que no nos pertenecen o no representan un interés particular propio.  Por ejemplo, algo muy sencillo, ver y ayudar a alguien que busca una dirección mientras vas afanado por la calle porque se te hizo tarde. Ser generoso implica inequívocamente buscar el bien para otro, así de simple. Se trata de un acto de voluntad desinteresado para entregar algo que tenemos y no algo que nos sobra o abandonarlo porque ya no lo queremos.

Al final, sólo se tiene lo que se ha dado. ISABEL ALLENDE

Tu generosidad puede hacer que ese regalo que ibas a recibir por tu cumpleaños, por Navidad, por Reyes o por cualquier otro motivo, se transforme en ese milagro que alguien necesita.

Este año en vez de recibir, puedes dar y ser tú el milagro. 

Muchas gracias por estar aquí y compartirlo. "Solo podemos iluminar el mundo si transmitimos luz""Solo podemos dejar huella con nuestra acción continua"