La importancia de dejar huella en tu vida
La importancia de dejar huella en tu vida
 

Accede directamente al blog en este enlace:

El podio de los triunfadores

 

 

 

Aquí tienes las últimas entradas

 

 

 (Imágenes cedidas por ©ChezValencia) En esta nueva entrevista vamos a conocer a Jesús Ángel Gómez el fundador de Cienciaterapia, «ciencia divertida para niños hospitalizados». Según dice su web, Cienciaterapia es una Asociación Sin Ánimo de Lucro  puesta en marcha por un equipo de personas pertenecientes a los ámbitos científico, educativo y sanitario que han encontrado en la divulgación de la ciencia una forma innovadora de disminuir el dolor que sienten los niños y niñas hospitalizados. Cienciaterapia interviene directamente en la salud, aliviando el dolor de los niños hospitalizados y alegrando sus días de ingreso; en la educación, fomentando las vocaciones científicas realizando divertidos experimentos; en la innovación, transformando el aburrimiento en diversión con talleres educativos y terapéuticos. Las palabras de su equipo están llenas de sentimiento: «Convencidos de que “todo el mundo puede cambiar el mundo”, en Cienciaterapia nos hemos comprometido a poner nuestros conocimientos y habilidades al servicio de aquellos pequeños que están sufriendo y son más vulnerables, apostando por la educación como herramienta de empatía y cambio. A través de divertidos experimentos científicos, en Cienciaterapia llevamos entretenimiento y curiosidad hasta los hospitales para hacer más llevaderos los días de ingreso y fomentar las vocaciones científicas entre la población infantil». En la actualidad se han beneficiado más de cuatro mil pacientes, han participado más de cinco mil familias, se han realizado más de tres mil experimentos y hay más de veinticinco mil seguidores en las redes con el mensaje: «ayúdanos a verles felices». La labor hospitalaria de Cienciaterapia ha sido reconocida con premios, reconocimientos e invitaciones a eventos que permiten difundir a la sociedad esta iniciativa. Sin más preámbulos pasamos a la entrevista con el fundador de Cienciaterapia, que junto con un equipo de jóvenes como él, han sido capaces en seis meses de hacer realidad un sueño: llevar esta iniciativa a muchos hospitales de España para hacer más llevadera las enfermedades de los más pequeños y poder vivir la enfermedad y los días de hospital de una manera diferente. ►¿Quién es Jesús Ángel Gómez? Soy un joven de San Bartolomé de la Torre, un bonito pueblo de Huelva. Estudié Química y después hice un Máster en Innovación Centrada en las Personas. Me encanta divulgar ciencia al público infantil y la humanización hospitalaria. Hace unos años ambas pasiones se dieron la mano cuando fundé junto a un equipo de personas la asociación Cienciaterapia, una organización en la que científicos y científicas realizamos talleres de ciencia divertida a niños hospitalizados en unidades de oncología infantil, pediatría y salud mental. ►¿Cómo nace Cienciaterapia? Cienciaterapia nace mientras estudiaba el último examen de la carrera. En ese momento llegó a casa una de mis sobrinas, Andrea, y me pidió que le explicara la ciencia de forma sencilla. Empecé entonces a buscar materiales y reactivos caseros y acabé explicándole conceptos como la fuerza de rozamiento, los cambios de estado o los polímeros con cosas tan sencillas como un disco de música, un globo, una botella de plástico, porexpan, alcohol y acetona. Esa tarde observé la capacidad que tiene la ciencia para captar la atención de menores como Andrea y decidí llevarlo a otro contexto en el que los pequeños necesitaran unas horas de desconexión, como puede ser un hospital. ►En la web de Cienciaterapia podemos leer importantes mensajes de personajes reconocidos: "Las pastillas alivian el dolor, pero sólo el amor alivia el sufrimiento". “Si no puedes cambiar una situación que te produce dolor, siempre puedes elegir cómo afrontar ese sufrimiento”. “Bienaventurado el que sabe que compartir un dolor es dividirlo y compartir una alegría es multiplicarla”. “La alegría y el dolor no son como el aceite y el agua, sino que coexisten”. ¿Éste es el verdadero sentimiento que has querido transmitir con Cienciaterapia? Más que sentimiento, diría que una forma de pensar. El taller científico en el participa un paciente es el último paso de todo un proceso. Detrás hay un trabajo que permite que esa actividad sea agradable para ellos y prefieran venir al aula en vez de quedarse en sus habitaciones. Los Cienciaterapeutas que realizan los talleres saben cómo explicar cada experimento para captar su atención, han recibido formación para tratar al paciente y son conscientes de que la etapa que están viviendo no se puede cambiar, pero sí hacerla más amena. Ellos tienen que estar allí y nosotros simplemente aliviamos esa estancia con un poco de ciencia. ►¿Con qué medios empezó y en qué situación está ahora Cienciaterapia? Cuando empezamos en el Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva apenas teníamos recursos. Recuerdo que con el dinero del primer premio que recibimos compré cuatro batas de laboratorio para el equipo y una maleta para llevar los materiales. La maleta era bastante fea, pero sobre todo barata y muy grande, que era lo que realmente buscábamos para poder realizar muchos experimentos en el hospital. Aún la conservo para no olvidar que en Cienciaterapia no es tan importante la estética como ofrecer el mejor acompañamiento posible al paciente. Actualmente estamos presentes en 9 hospitales y está planificado llevar la iniciativa a nuevos centros sanitarios. ►¿Quién es el equipo que está detrás de Cienciaterapia? El alma de Cienciaterapia son los Cienciaterapeutas, un equipo de científicas y científicos que de forma voluntaria visitan los centros hospitalarios de sus ciudades para aliviar el ingreso a estos pacientes con divertidos experimentos. Son un equipazo y hacen una labor encomiable. Por otra parte, están los socios y las entidades que con su colaboración hacen posible los talleres científicos. Junto a ellos, también hay un equipo de personas que damos soporte a la organización encargándonos de otras tareas como la formación de nuevos voluntarios, comunicación, tareas administrativas o búsqueda de financiación. ►¿Qué magia tiene cada uno de vosotros en su interior? La que pueda tener cualquier otra persona. No somos especiales, simplemente nos encanta lo que hacemos y tenemos empatía con niños y familias que no están pasando por sus mejores momentos. ►¿Los sueños se cumplen o hay que hacer que se cumplan? Más que los sueños, diría que se cumplen las ideas que tienen bajo el brazo un plan de acción. Tener ideas es fácil, lo complicado a veces es ejecutarlas y llegar hasta el final. Pueden ser procesos largos y costosos, pero si te apasiona lo que haces y no pierdes el foco, llegan a cumplirse. ►¿Qué os está aportando esta experiencia?  Mucho aprendizaje y conocer a personas con un valor humano incalculable. Una madre que deja su trabajo para estar junto a su hija durante el tratamiento de quimioterapia en el hospital, una pareja que se casa y decide donarnos la recaudación de su boda o un abogado que cuando llega a casa después del trabajo se pone delante del ordenador para echarnos una mano en temas fiscales. Y así una larga lista. Lo más bonito de Cienciaterapia son las historias de todas esas personas. ►¿Qué errores importantes habéis cometido y qué es lo “más grande” que habéis aprendido? ¡Si tuviera que enumerar los errores que hemos cometido no acabaríamos esta entrevista! (Risas). Hemos cometido muchos errores y probablemente los sigamos cometiendo. Lo importante es hacer una lectura posterior, ver en qué hemos fallado y cómo lo podemos mejorar. Quizá uno de los aprendizajes más importantes de estos últimos años ha sido saber desarrollar un plan de acción con un objetivo a largo plazo, pero teniendo en cuenta que en un solo día pueden cambiar muchas cosas y tenemos que tener la flexibilidad suficiente para adaptarnos a esa nueva realidad y focalizarnos de nuevo en el objetivo inicial.     ►¿Cuál es tu mayor satisfacción? Irme a la cama todos los días cansado pero no aburrido. El cansancio está relacionado con la falta de fuerzas y energía desde el punto de vista físico. Es el resultado de una jornada de trabajo intensa y que se alivia con el descanso. El aburrimiento, en cambio, está más relacionado con la parte mental y viene provocado por la falta de motivación, ideas y planes. Y todas esas cosas, por ahora —y esperemos que por mucho tiempo—, nos sobran. ►¿Qué consejos darías  a quien también persigue sus propios sueños? Que no desistan. Como decía Mark Twain, “un hombre con una idea nueva es un loco hasta que su idea triunfa”. Jesús Ángel Gómez y su equipo, son otro ejemplo más de cómo llegar al podio de los triunfadores dejando una importante huella poniendo en valor su generosidad, sus dones y sus conocimientos, con una forma innovadora de disminuir el dolor que sienten los niños y niñas hospitalizados, interviniendo directamente en la salud, en la educación y en la innovación con talleres educativos y terapéuticos. Todo queda recogido en las palabras y en la forma de pensar de este fantástico equipo de Cienciaterapia: "Cualquiera puede cambiar el mundo. Los sueños y las ideas pueden ser procesos largos y costosos, pero si te apasiona lo que haces y no pierdes el foco, llegan a cumplirse". Mi felicitación y agradecimiento, por ser una gran fuente de inspiración para los lectores de El podio de los triunfadores, descubriendo una vez más donde está el verdadero triunfo. Muchas gracias por estar aquí y compartirlo.  "Solo podemos iluminar el mundo si transmitimos luz" "Solo podemos dejar huella con nuestra acción continua"
03.07.2018
Jesús Portilla
Ningún comentario
Podría decir que «referente» es aquel que sobresale por su actividad, por su éxito, por su esfuerzo u otros variados dones, capacidades o cualidades, siendo un ejemplo a seguir. Pero si tú, yo y todos podemos ser referentes, la destacable importancia y respeto que tiene esa condición, es cuando está en tus manos ser un gran ejemplo porque destacas en algo que sorprende, entusiasma y aclaman multitud de personas. Por ejemplo, eres un referente porque eres un deportista de élite, pero tu referencia no queda solo en el deporte, sino en todo lo que haces, lo que opinas, lo que dices y proclamas, provocando un sentimiento y un ejemplo ante tus seguidores que sin duda influirá por el testimonio, el mensaje y la imagen que das al ser un número uno. Fantástico referente puede ser un líder en el entorno de la empresa; un maestro en la escuela; un periodista en el mundo de la comunicación; un artista en el escenario; un político en el Congreso, pero precisamente estos y otros muchos que son referentes «ejemplos a seguir» en sus diferentes entornos, nunca deben olvidar que también son y van a ser unos referentes importantes como personas con sus valores, con sus palabras, con sus acciones, con sus gestos, con sus decisiones, con sus sentimientos y con cada uno de sus ejemplos. Precisamente por la fama, por la popularidad y por la relevancia, ¿tú sabes lo que puedes aportar, lo que puedes transmitir, la importancia de tu testimonio o de tus actos? ¿Sabes el mensaje que puedes dejar además del que envías con las letras de tus canciones? ¿Sabes lo que puedes aportar a los espectadores no solo con la noticia, sino con tus palabras en la radio o en la televisión? ¿Sabes lo que puede influir tu ejemplo en las conversaciones, enseñanzas y reuniones con tus compañeros, empleados o colaboradores? ¿Sabes el mensaje puedes hacer llegar con tus manifestaciones en público? No solo es el esfuerzo, el éxito, el dinero y la gloria; son valores como el respeto,la educación, la ética, la honestidad, la responsabilidad, el bien hacer, la generosidad, la humildad... Todos somos referentes con nuestra pareja, nuestros hijos, amigos, vecinos, compañeros, pero nunca debemos olvidar que si en la vida llenas un auditorio o tienes millones de seguidores, tu nivel de influencia no debe quedar solo para que compren tus discos o vitoreen tu gol, sino para transmitir, testimoniar y llenar de felicidad con aquello que verdaderamente importa, que sale del corazón y llega a los corazones de todos. Artículo tras artículo hablo de la gran importancia que tienen los pequeños gestos, de esas alas que tenemos para enseñar a volar, de la importancia de dejar huella, de la gran importancia que tiene llegar  a ese podio de los triunfadores, pero eso no consiste tan solo meter el gol de la victoria, ni dar la mejor conferencia, ni dirigir el mejor concierto, ni tampoco tener millones de espectadores aclamándote;  la importancia de todo esto está siendo siempre un gran referente seas quien seas y allá donde estés, y máxime si tienes una gran audiencia y millones de seguidores. Eres un referente allá donde estés y tu ejemplo —sea cual sea—, es un virus que se transmite y se contagia pudiendo llenar el mundo de amor, felicidad y esperanza, sacando lo mejor que cada uno esconde en su interior. Muchas gracias por estar aquí y compartirlo.  "Solo podemos iluminar el mundo si transmitimos luz" "Solo podemos dejar huella con nuestra acción continua"
22.06.2018
Jesús Portilla
Ningún comentario
Mi mujer yo habíamos ido a resolver un asunto y a la vuelta, un hombre de unos cincuenta y tantos años con su hija, se acercó a nosotros ofreciéndonos una bolsa de bolígrafos a cambio de la voluntad. El hombre insistió durante unos segundos rogándonos una limosna: al menos cincuenta céntimos, ante nuestra pasividad e ignorancia. Pero lejos de pensar otro más, me sentí mal. Pocos segundos después y cuando el hombre había desistido de su súplica, mi corazón me decía que ese hombre necesitaba nuestra ayuda, esos cincuenta céntimos, el euro o simplemente nuestra mirada, que no fuimos capaces de cruzar con él. La imagen se me quedó grabada y esta mañana al despertar, nuevamente me he sentido mal al recordar el momento. No sé si sería uno más, si era un pobre hombre explotado por alguna mafia, si la niña de verdad era su hija, si la bolsa de bolígrafos era robada o si ese dinero lo quería para cualquier cosa menos alimentar a su familia, pero algo en mi interior me volvió a repetir que debíamos haberle ayudado. Algo mismo me pasó hace bastantes años con una anciana. En ese momento de mi vida yo estaba sin trabajo y precisamente iba a una entrevista, cuando una anciana se interpuso en mi camino rogándome una limosna que tampoco fue atendida por mí. Pasados unos minutos sentí la misma sensación que con este hombre con el que nos cruzamos ayer. Esa mujer verdaderamente necesitaba mi ayuda, pensé. Cuando salí de la entrevista y no precisamente porque me hubieran contratado, decidí buscar a esa mujer y reparar mi desprecio hacia ella. La encontré deambulando por la misma zona. Esta vez fui yo el que me acerqué sin que ella me dijera nada y simplemente la sonreí, intentando expresar con mis ojos la disculpa por haberla ignorado anteriormente, y le di una simple limosna. La anciana con su mirada me mostró su sincero agradecimiento, siguiendo mis pasos sin parar de decirme que le había alegrado el día, sus repetidas gracias y que Dios me bendijera. Solamente ver su sonrisa me reconfortó, pareciendo recibir una voz interior que me decía, no te has equivocado. Sé que hoy no me voy a encontrar a ese hombre y que no voy a calmar mi sentimiento ni regalarle una mínima alegría, pero esto me ha hecho reflexionar sobre hacer el bien y cuándo. Es cierto que debemos tener cuidado de no promover la mendicidad y sobre todo porque hay mafias que se aprovechan de la situación de algunos para su propio beneficio, pero tampoco podemos ignorar a los menos favorecidos, ser insensibles y abandonar nuestros gestos de generosidad, aun colaborando y haciendo donaciones en diferentes asociaciones u organizaciones. Llevo años pasando por una gran avenida con mucho tráfico y no hay día que no me encuentre a un señor mayor que solamente se acerca a los coches y te brinda su sonrisa, le des o no le des una limosna. Tras años de mis revisiones médicas anuales, a las que he acudido a horas muy diversas horas (8:00 - 10:00 - 12:00), llueva, nieve, haga frío o calor, una mujer siempre está ahí vendiendo pañuelos procurando unos ingresos día tras día. El señor del metro, que con su violín, interpreta con gran sentimiento las composiciones de los grandes maestros de la música... Esta gente para mí transmite algo especial. Es cierto que son  muchos, que nuestra generosidad tiene un límite, que existen las mafias, que otros nos engañan con la lástima, pero no los podemos apartar, ignorar, menospreciar por sistema. Nuestro corazón muchas veces nos envía un mensaje y parece indicarnos cuál es la persona, el momento, la necesidad, y puede ser que nuestra decisión sea errónea y olvidemos otras necesidades, pero aún equivocándonos, creo que no debemos dejar de prestar atención a lo que nos dicte el corazón, solo así ese corazón seguirá dando y recibiendo el amor que todos necesitamos. Muchas gracias por estar aquí y compartirlo.  "Solo podemos iluminar el mundo si transmitimos luz" "Solo podemos dejar huella con nuestra acción continua"