La importancia de dejar huella en tu vida
La importancia de dejar huella en tu vida
 

Accede directamente al blog en este enlace:

El podio de los triunfadores

 

 

 

Aquí tienes las últimas entradas

 

 

En esta entrevista vamos a descubrir a los creadores de Sheedo: la semilla de un gran proyecto.  Jóvenes valientes, decididos, llenos de ilusión y entusiasmo, con gran confianza en sí mismo y en su objetivo. Son cuatro emprendedores que apostaron por hacer las cosas de una manera más lógica: poniendo en valor las personas y la naturaleza. Decidieron revolucionar la industria papelera, uno de los culpables de la contaminación de nuestro planeta. “No más papel de usar y tirar, si no de usar y plantar”. Empezaron la aventura con un maestro papelero, que dio con la fórmula perfecta para crear el papel plantable SHEEDO y consiguieron sustituir la celulosa por el algodón residual, las máquinas por las personas y los químicos por las semillas. Como ellos dicen, Sheedo acerca la naturaleza a las personas, ofreciendo una experiencia inolvidable a quien lo recibe. Un simple papel, te da la oportunidad de crear vida y devolverle al planeta tierra todo lo que nos está regalando. Todo nace con una acción pequeña: “Hasta el árbol más alto, fue una semilla”. Por eso el árbol de empresas que confían en ellos, se alza ya hasta más de cien. Estos jóvenes fueron los ganadores del Premio a la Pyme Socialmente Responsable en la duodécima edición de los Premios Emprendedores. También recibieron el Premio Especial Socios Inversores en los Premios Jóvenes mashumano, en la Categoría de El Corte Inglés de Innovación al Servicio del Retail. Sin más preámbulos pasamos a la entrevista con Gala Freixa, fundadora de Sheedo junto con Carlos de Sandoval, Gonzalo Mestre y Gloria Gubianas, jóvenes valientes que se han lanzado al mundo del emprendimiento sin experiencia, pero con talento, pasión y valentía para no tener miedo al cambio y al propio camino hacia su gran objetivo. ► Gala, los cuatro fundadores de Sheedo os conocisteis en la Universidad, en una carrera en emprendimiento e innovación pero, ¿quiénes son Gala, Gloria, Gonzalo y Carlos, y con qué edad decidisteis crear vuestro proyecto? Somos cuatro jóvenes con ganas de aprender, crecer, cambiar y mejorar el mundo que nos rodea. Empezamos a estudiar un grado en Emprendimiento Liderazgo e Innovación y nos unió el deseo de crear una empresa respetando el medio ambiente y la sociedad. Sheedo empezó en segundo de carrera, cuando teníamos 19-20 años. ►¿Cómo nace Sheedo? La idea surgió cuando buscábamos un packaging reutilizable para una marca de alpargatas que queríamos crear. Queríamos que nuestro producto fuera totalmente circular, y por ello el envoltorio debía tener una segunda vida. Pronto, conocimos el concepto de papel ensemillado, que es un papel destinado a sembrar. La única desventaja de este papel ya existente es que no se podía imprimir y personalizar. Fue allí cuando nos olvidamos de las alpargatas y decidimos investigar el tema del papel. Queríamos convertir ese papel en una herramienta de comunicación que conecta a las personas con la naturaleza. ►¿De dónde emerge tu espíritu emprendedor? ¿Se lo transmitiste tú a ellos, ellos a ti o todos tenéis ese gran espíritu? La verdad es que todos teníamos ese espíritu. El hecho de decidirnos por estudiar una carrera disyuntiva en emprendimiento, ya nos definía mucho como personas. Sin embargo, en todo el camino de emprender (que no es un camino fácil) nos hemos apoyado mucho mutuamente. ►Afirmáis que las revoluciones empiezan con algo simple. ¿Todo ha sido tan simple con Sheedo  o conlleva un gran trabajo y esfuerzo? Sheedo es un proyecto muy ambicioso y nada sencillo… eso explica nuestra escasa competencia. El papel con semillas es un producto muy complejo: la impresión, la calidad del papel, la germinación de las semillas… hay muchos factores que complican al tratarse de un producto tan artesano y natural. La simpleza que hay detrás de Sheedo es que somos jóvenes con un objetivo y simplemente lo llevamos a cabo. No hay que ser un gran emprendedor con muchos recursos, simplemente tienes que querer y ponerte a hacer. ¡Con esto animamos a todo el mundo a emprender y perseguir sus sueños! Y si es respetando el medio ambiente mejor… ;) ►¿Qué magia tiene cada uno de vosotros en su interior? ¡Nuestra magia es nuestra ilusión! Sin ilusión el motor se para… en los inicios siempre tan duros, hay que mantener una mentalidad optimista y apoyarse mucho los unos con los otros. ►Sheedo es un papel con vida, ¿ponéis toda vuestra vida en Sheedo? Sí, actualmente estamos dedicando todos el 100% de nuestro tiempo. Hemos apostado todo para que esto salga adelante! Es nuestra pasión y nos encanta trabajar en ello y verlo crecer. ►Sheedo es un papel de usar y plantar. ¿Los deseos que se plantan, se cumplen? ¡Sí! Con fe, optimismo e ilusión puedes alcanzar lo que te propongas. Solo hay que plantearse los deseos y objetivos que se quieren lograr: todo empieza con una semilla. ►¿Qué errores importantes habéis cometido y qué es lo “más grande” que habéis aprendido? Los errores que más nos han afectado han sido con clientes: Llegar tarde a una entrega, pedidos con errores o falta de revisiones de calidad del producto. Hemos aprendido que es bueno lanzarse a la piscina con cosas nuevas, pero siempre hay que mantener un grado de seriedad y profesionalidad. Nuestra mayor preocupación son los clientes: En Sheedo nos caracterizamos por nuestro buen servicio al cliente, siempre muy personalizado y cercano. ►¿Cuál es vuestra mayor satisfacción? Nuestra mayor satisfacción es la satisfacción de un cliente. Procuramos pedir feedback del servicio cada vez que acabamos un pedido, para poder seguir mejorando. Cuando un cliente nos reconoce el trabajo bien hecho, nos encanta y nos motiva mucho para seguir adelante. ►¿A qué países habéis llegado ya? Hemos llegado a Inglaterra, Francia y Alemania; mercados que están mucho más avanzados en temas de ecología. ►¿Cómo se puede hacer de la vida algo grande? ¡Hasta el árbol más grande empezó siendo una semilla! Cualquier cambio o acción empieza con un movimiento minúsculo como plantar una semilla. La cuestión es empezar. Y si día a día vas regando y cuidando la semilla que plantaste, poco a poco irá creciendo. Habrá días con mal tiempo y otros con un sol espléndido, pero si nunca abandonas tu objetivo estoy segura que lo lograrás. Tu vida puede ser lo grande que desees. ►¿Qué valores crees que deben ser prioritarios en la vida? La honestidad por encima de todo: con uno mismo, en el trabajo y con la gente que te rodea. Cada uno debe marcarse sus propios valores y actuar acorde a ellos, pues es la manera de seguir un camino sin perderse en el viaje. Otro valor es la perseverancia en el trabajo, siempre combinada con el disfrute. Creo que eso es el cambio de mentalidad que mucha gente debería hacer: Esforzarse al máximo en el trabajo pero porque realmente se disfruta haciéndolo. Y por último la amistad. ►¿Qué es para ti llegar al podio de los triunfadores? Triunfar es ser feliz con lo que haces y hacer felices a los demás. Y si se llega al podio de los triunfadores acompañado, ¡mejor! Siempre se necesita a alguien con quien celebrar los éxitos. ► ¿Crees que ya has conseguido tus sueños? Yo creo que no, porque nunca se deja de soñar. Lo que si es que voy consiguiendo pequeños hitos que me propongo, como ahora trabajar en lo que me gusta respetando al medio ambiente y a las personas. ►¿Qué consejos darías  a quien también persigue sus propios sueños? Mi mayor consejo para perseguir sueños es aterrizarlos y materializarlos en pequeños retos fáciles de conseguir. Cuando te planteas sueños, pueden parecer algo inalcanzables, y puede ser frustrante o complejo identificar la manera de alcanzarlos. Consiguiendo hitos y celebrándolos es la manera de seguir ilusionado y no abandonar :) ¿No es un gran ejemplo el que nos dejan estos jóvenes para convertir los sueños en una realidad? Cuatro jóvenes que emprendieron un viaje a Silicon Valley, pero prefirieron hacer algo diferente: inventar un nuevo concepto de papel, el de usar y plantar. Plantar un papel, una postal, una invitación de boda, un calendario, incluso bombas de semillas… Dicen que gracias a Sheedo unen a personas con personas y al individuo con el planeta… apostando por las personas y la naturaleza. ¿No merecen un gran aplauso y felicitación?  Mi agradecimiento por ser una gran fuente de inspiración para los lectores de El podio de los triunfadores, descubriendo una vez más donde está el verdadero triunfo. En este vídeo puedes descubrir qué es Sheedo. Muchas gracias por estar aquí y compartirlo.  "Solo podemos iluminar el mundo si transmitimos luz" "Solo podemos dejar huella con nuestra acción continua"
01.04.2018
Jesús Portilla
Ningún comentario
En un anterior artículo ya daba muchas respuestas a las excusas, pero no está de más insistir en un tema en el que el pretexto y la justificación parecen mandar sobre nuestro día a día, ejerciendo su influencia sobre las obligaciones y responsabilidades. Llegar al podio de los triunfadores supone vencer las excusas. Parece que ante cualquier situación que se nos plantea o nos plantean, buscamos directamente la excusa para quitárnosla de en medio en vez de buscar la solución o el camino para llevarla a cabo. A todos nos pasa. Aquí no se libra nadie. En mi caso la última fue precisamente el otro día. Un conocido me hizo una propuesta para un determinado tema e inmediatamente de mi boca, casi sin pensarlo, salió la excusa como para protegerme ante la aceptación de algo que me había dejado «descolocado» y que no se encontraba entre mis próximos planes. Después, más adelante, medité sobre el tema, analicé mis excusas y decidí aceptar, pero primero quiso vencer la excusa. Las justificaciones y huidas de las responsabilidades, nunca pueden dirigir nuestra vida. Las excusas se harán fuertes siempre que no demuestres que eres tú quien decides y quien debes actuar a pesar del esfuerzo que requiera un asunto. La excusa nunca elude tu responsabilidad, solo parece perdonar tu obligación aunque tu conciencia sabe que ese obrar no es lícito. La excusa es huir. La excusa es un claro signo de cobardía que también puede venir adornado de pereza. Pero las excusas no son tan fuertes como tú. ¿Por qué permites que te venzan? ¿Por qué dejas que te manipulen? Esos pretextos te manejan como una marioneta y tú te dejas llevar arrastrando tus pies, moviendo tus brazos y anulando tu mente, mientras que te dirigen hacia un camino que tú no has elegido, pero que tampoco rechazas porque te mantiene a gusto en la famosa zona de confort. ¿De verdad quieres que venzan las excusas? Entiende que las excusas son pura cobardía, miedo a enfrentarte con la verdad. ¿Vas a dejar que ellas decidan? ¡Enfréntate y sé valiente! Tú eres más fuerte que tus excusas, pero para ello también tienes que demostrar tu valentía, dejar la comodidad y empezar dando ese primer paso que demostrará de lo que eres capaz. Vivimos en un mundo de excusas, de falta de compromiso, de cobardía, de falta de sinceridad, de indecisión, por eso hay que mostrar coraje para no evadir las responsabilidades. Tus capacidades y fortalezas son capaces de detener cualquier cómoda justificación que quiere prevalecer ante una situación determinada. ¿Por qué lo primero que viene a la mente es la búsqueda de la excusa y no la solución o enfrentamiento a la situación? ¿Por qué dejas que prevalezca la comodidad del pretexto y la cobardía, cuando la decisión y la acción siempre será la que te haga crecer, demostrando tu categoría personal. Decía Steve Jobs: «Todo tiene una explicación de lo que hoy eres y tú eres el causante. Si miras hacia atrás, encontrarás cómo esos hilos se van hilvanando». Quejarse, patalear y buscar culpables puede hacerte sentir mejor, pero no soluciona nada. Hay que poner el foco y la energía en buscar alternativas, que siempre existen. La excusitis es la enfermedad del fracaso. No puedes dejar que las excusas te alcancen y te atrapen. Tienes que seguir corriendo. Solo cuando se dan pasos adelante los pretextos se quedan atrás y vences los retos. Quien quiere llegar, busca caminos. Quien no quiere llegar, busca excusas. ¿Cómo de grandes son tus sueños? El éxito ocurre cuando tus sueños son más grandes que tus excusas. Puedes tener resultados o puedes tener excusas, pero nunca ambos. El pretexto y la falsa justificación nunca conduce a buenos resultados. Recuerda: si no te arriesgas hoy, mañana encontrarás otra excusa para no hacerlo. Muchas gracias por estar aquí y compartirlo.  "Solo podemos iluminar el mundo si transmitimos luz" "Solo podemos dejar huella con nuestra acción continua"
08.03.2018
Jesús Portilla
Ningún comentario
Lamentablemente no es esto lo que piensan la mayoría de los mortales, porque si fuera así el mundo sería totalmente distinto y reinaría la felicidad. El éxito, el triunfo, el poder, la satisfacción personal, el placer, casi siempre son fruto del egoísmo y del interés particular de cada uno, olvidando en la acciones y decisiones el bien hacer, la generosidad y la bondad. Parece que la bondad se interpreta más bien con hacer el tonto y ser un idiota siendo corto de miras pensando más en la felicidad de las personas que en uno mismo, sin llegar a descubrir nunca que precisamente cuando piensas en bondad siempre ganas y rebota en ti la felicidad recibida de quien tienes frente a ti. Querer llegar a ser bueno es gran parte de la bondad. Publio Siro. Lo que pasa es que siempre pensamos en la bondad para recibir algo a cambio, entendiendo que es un acto absurdo que no tiene ningún provecho, sin darse uno cuenta en la satisfacción interior y el fruto que tiene tu acto de bondad aunque no lo percibas o lo llegues a percibir nunca. Jamás es perdido el bien que se hace. Fénelon. Los actos de bondad son semillas que se plantan para su crecimiento y que siempre dan sus frutos, frutos que no tienen porqué repercutir en nosotros, sino proporcionar el fin para el cual ha sido ese acto bondadoso. Decía el poeta y filósofo Henry David Thoreau, que la bondad es la única inversión que nunca quiebra. Siempre es rentable para quien la recibe y siempre es beneficiosa para quien la práctica. Puede que no llene tus arcas, pero seguro que engrandece tu corazón. La gran mayoría preferirá llenar sus arcas sin pararse a pensar que esa ansiada felicidad basada en el dinero, en el éxito o en el poder, nunca se encuentra allí. Miguel de Cervantes también coincidía con este filósofo diciendo que al bien hacer, jamás le falta premio. Así como René Descartes: El bien que hemos hecho nos da una satisfacción interior, que es la más dulce de todas las pasiones. Sin bondad, la inteligencia es torpe y ciega, porque sus acciones nunca verán más allá de lo que esconde el deslumbrante escenario del éxito, no teniendo en cuenta que cada acto de bondad, hace más grande el mundo. Muchos hablan de querer hacer el bien, sin pararse a pensar que el primer paso hacia el bien, es no hacer el mal. El mundo está acostumbrado a ver que lo corriente es hacer lo que a uno le viene en gana, cosas que casualmente no coincide nunca con hacer el bien. La bondad es una palabra despreciada y olvidada que no permite recordar cuando nos decían aquello de, haz el bien sin mirar a quien. Las palabras de Sigmund Freud también debieran calar hondo: La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como lo son unas pocas palabras bondadosas. Una gran medicina para el abatimiento, para la depresión, para el dolor, para la soledad, para la falta de amor e incluso para ese estrés que padece la humanidad en la equivocada búsqueda de la felicidad. La bondad no hace buenas migas con la ambición, el orgullo o el poder. Como decía Ludwib Van Beethoven, el mayor y verdadero símbolo de superioridad que conozco es la bondad. La bondad es la que siempre desarma a tu enemigo. Pío Baroja se asombraba sobre la bondad: Realmente, no sé si con justicia o no, a mí no me admira el ingenio, porque se ve que hay muchos hombres ingeniosos en el mundo. Tampoco me asombra que haya gente con memoria, por grande y portentosa que sea, ni que haya calculadores; lo que más me asombra es la bondad, y esto lo digo sin el menor asomo de hipocresía.  Filósofos, compositores, músicos, novelistas, médicos, poetas o escritores nos hablan sobre la bondad. Pensadores que se han parado a meditar sobre la fabulosa capacidad del ser humano para engrandecer el mundo, y aún transmitiendo este mensaje para que sus habitantes se detengan y analicen sus actos, muchos procuran que la bondad permanezca oculta y no brille e ilumine el corazón de cada uno. Los males de los hombres son fruto de su elección; la fuente del bien la buscan lejos, cuando la llevan dentro de su corazón. Pitágoras de Salmos. Eres tan bueno como lo mejor que hayas hecho en tu vida. Billy Wilder. Solamente haciendo el bien se puede realmente ser feliz. Aristóteles. Buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro. Platón. El mayor placer que conozco es hacer sigilosamente una buena acción y dejar que se descubra por accidente. Charles Lamb. La gente buena, si se piensa un poco en ello, ha sido siempre gente alegre. Ernest Hemingway. Cuando todos los días resultan iguales es porque el hombre ha dejado de percibir las cosas buenas que surgen en su vida cada vez que el sol cruza el cielo. Paulo Coelho. El sol no espera a que se le suplique para derramar su luz y su calor. Imítalo y haz todo el bien que puedas sin esperar a que se te implore. Epicteto de Frigia. Que nadie se acerque a ti, sin que al irse sen sienta mejor y más feliz. Santa Teresa de Calcuta. Recuerda, poniendo bondad en aquello que haces, siempre ganas. Muchas gracias por estar aquí y compartirlo.  "Solo podemos iluminar el mundo si transmitimos luz" "Solo podemos dejar huella con nuestra acción continua"