Leer más.....

La vida va y viene y no se detiene

¿Te has dado cuenta de lo que dice esta frase? Pues habrá que tenerlo en cuenta ¿no? Si va y viene y no se detiene, tú tienes solamente dos opciones: o pasar olímpicamente y seguir haciendo lo que has hecho hasta ahora, o tendrás que subirte en marcha. Porque la vida no se va a detener, no te va a preguntar ¿subes guap@? ¡No!, no lo va a hacer. Serás tú el que tendrás que preguntarte qué quieres tú de la vida y, con arreglo a tu propia respuesta, si quieres llegar a algún sitio o conseguir tus objetivos, cumplir con tus propósitos o alcanzar tus sueños, deberás dar un salto importante para subirte al tren, ese tren que va y viene y no se detiene, ese tren que te va a llevar si tú has subido, si tú estás dentro. Porque, ¿sabes lo que pasa?, que si no te agarras a la vida, si no la enganchas con fuerza, si no pegas ese salto y te subes a ella, te quedas fuera. Después no vale eso de “qué suerte tienen algunos, seguro que están enchufados o a mí no me dieron la oportunidad”.

La vida pasa para todos y el que quiere se engancha. La vida va y viene para todos y.., ¡qué malo es cuando se detiene! Por eso unos se suben en marcha y otros no. ¿Tú qué prefieres?

 

 

¡Abandona la rotonda!

Sí, no te equivocas, es precisamente la vocecita que escuchas en el navegador de tu coche cuando estás en la rotonda y debes salir si no quieres equivocar tu camino. Hay veces que la voz parece que se enfada y te grita: ¡Abandona la rotonda! ¿No me has oído?

Pues aplícalo a tu vida. ¿No ves que estás dando vueltas que no te llevan a ninguna parte? ¡Estás perdido amigo! Tienes que buscar el camino, la ruta adecuada. Debes dar la vuelta o buscar el camino correcto si es que de verdad quieres llegar a tu destino y conseguir tu objetivo.

¡Da la vuelta cuando sea posible! ¿No ves que te has equivocado? ¿Que el camino que llevas no te conduce a ninguna parte? Si habías planificado una ruta y no te lleva a ningún sitio, tendrás que replanificarla. Sabes aquello de que si quieres resultados diferentes tendrás que emprender acciones diferentes, pues eso ¡Da la vuelta cuando sea posible! Pero no dejes pasar mucho tiempo, no sea que en vez de llegar allí te quedes aquí.

 

 

Pasajeros con destino a…

¡Te están llamando! ¿Estás ahí? ¿Te has enterado? Me parece que te llaman a ti. ¿Sabes cuál es tu destino? ¿Dónde quieres ir? Pues si lo sabes, te están llamando. ¿A qué esperas?

¡Ah, que no sacaste el billete! Pero, si sabes dónde quieres ir y cuál es tu destino, no entiendo por qué no sacaste el billete. ¡Pero eso es lo que tú te crees! Yo creo que no sabes que tu billete lo sacaste hace mucho tiempo, allá cuando naciste, cuando saliste a descubrir el mundo, cuando empezaste tu preparación.

Lo que pasa es que hasta ahora no lo has tenido en tu poder y ahora que lo tienes, no sabes siquiera que lo has conseguido con tu esfuerzo y que te va a llevar a donde quieras llegar.

Sí, no exagero, te va a llevar a donde tú quieras llegar. Es el billete que se ha ido imprimiendo con los pasos que has ido dando, es el billete con la historia de tu vida y por eso te va a llevar allá a donde has dirigido tus sueños.

Creíste que no tenías billete, que no podías acudir a la llamada de pasajeros y sin embargo, tú tienes que estar ahí. Te están esperando. No tengas miedo. Ya estás preparado para continuar el viaje que empezó ya hace muchos años. Ahora, después de tanta preparación, de tanto entrenamiento, te toca salir al escenario y a pesar de los nervios VAS A TRIUNFAR, porque llevas años construyendo tu éxito y YA TIENES TU BILLETE y además con “Priority”.

 

 

Yo también vi esa película

Aquella en la que todo era de color de rosa y se solucionaba todo en hora y media. Aquella en la que el sol salía cada mañana. Aquella en la que el arcoíris era el más bonito del mundo. Aquella en la que la chica y el chico se enamoraban en ese primer flechazo. Aquella en la que a uno le tocaba la lotería y se acabaron todos los problemas.

Y tu propia película, ¿cómo es? ¿El guión está escrito y sabes el final o lo vas a tener que ir escribiendo cada día? ¿Los colores los pones tú mismo o van a ir dependiendo de cómo amanezca el día? Y los diálogos, ¿están previstos o habrá que improvisar sobre la marcha? Y esa gran escalera, ¿es automática o la vas a tener que subir escalón a escalón? Y las soluciones a los problemas, ¿los buscarás en Google o los tendrás que ver uno a uno cuando surjan?

El guión de tu película lo escribes tú y tú mismo tendrás que ir haciendo las correcciones al mismo. Las películas pueden ser muy bonitas o muy tristes, pero la tuya la creas tú y deberás luchar cada día con tu guión para que tenga el final que tú deseas y el que los diferentes personajes se contagien de tu felicidad.